Uno de nuestros colaboradores nos envía una imagen del arco que desde hace años divide la urbanización El Candado de La Pelusa a modo de “frontera”. Para nuestro vecino lo que más llama la atención es que este arco siempre ha dividido a los dos barrios del distrito Este, a pesar de que la carretera que circula por debajo de ella es pública. El problema es que debajo de este arco, pasan a diario bastantes vehículos, así como numerosas familias que se desplazan a los centros escolares que hay en la zona. Uno de los peligros es que no hay ni paso de peatones ni semáforos que regulen el tráfico que pasa debajo de este arco a diario, además de la escasa visibilidad para conductores y viandantes, limitadas por este arco.