Los socialistas del distrito Este de Málaga acompañaron este martes a la portavoz del Grupo Municipal Socialista (GMS) en el Ayuntamiento, María Gámez, en su apoyo a los vecinos de Cerrado de Calderón para buscar una solución a sus problemas de acceso a las viviendas. Se trata de 28 familias residentes en la calle Cáceres y que han quedado prácticamente aisladas por las obras de la A-7. María Gámez ha mostrado su indignación ante la falta de compromiso del equipo de gobierno del PP en Málaga con los vecinos de la zona. “Es una irresponsabilidad que el Ayuntamiento haya hecho oídos sordos a las continuas quejas de las 28 familias afectadas desde que empezaron las obras en septiembre de 2013”, ha explicado a la vez que informaba de que llevará una nueva iniciativa a la Comisión de Urbanismo y Movilidad denunciando los problemas de tráfico que se han generado en esta zona de la ciudad.

Por su parte, el secretario general de los socialistas en el distrito, Mariano Ruíz Araujo, ha criticado la actuación del equipo de gobierno en la zona y ha respaldado a los vecinos en su protesta. “Cuando un responsable de gobierno se reúne con los ciudadanos es para buscar soluciones a sus problemas y no para marearlos de reuniones en reuniones que no llegan a nada”, ha señalado Araujo. El PSOE de Málaga Este llevará este tema a la próxima comisión territorial del distrito para conocer en qué situación se encuentran las obras y buscar una solución a los vecinos.

Por su parte, Gámez ha venido mantenido un encuentro con los vecinos afectados y ha recordado que hace más de un año la formación política presentó un ruego ante el Ayuntamiento de Málaga denunciando el posible aislamiento de las viviendas hacia la ronda Este de la ciudad. En noviembre de 2013, al quedar demostrado el incumplimiento del acuerdo alcanzado por los responsables municipales del distrito Este con las familias para que existiera un acceso directo desde el vial de la A-7 a los garajes de las viviendas, el PSOE volvió a presentar otro ruego ante el consejo de administración de la Gerencia Municipal de Urbanismo recogiendo las demandas vecinales, sin obtener ningún tipo de respuesta hasta el momento.”Se ha generado, además, una situación de peligro en las horas de entrada y salida de los centros escolares de Cerrado de Calderón, una zona cuyas calles estrechas y en pendiente no soportan el volumen actual de un tráfico que no puede derivarse a la ronda Este porque lo imposibilita este muro”.