Después de numerosas reuniones con la concejalía del Distrito Este, vecinos de la zona Miramar de El Palo se concentraron en el día de hoy como protesta por el silencio desde el Distrito Este sobre el proyecto de remodelación de la plaza Leonardo Da Vinci y sobre el estado de abandono que hay en esta barriada. La urgencia de los trabajos de remodelación superficial de esta zona del Distrito responde a las continuas filtraciones y mal estado que presenta dicha plaza y cuyos arreglos se presupuestaron en 108.000 euros.

Imagen de uno de los carteles de la concentración.

Imagen de uno de los carteles de la concentración.

Y es que hace más de un año cuando se aprobó por unanimidad, de todos los grupos municipales del Ayuntamiento, la necesidad de acometer de manera urgente una serie de trabajos para el arreglo superficial de la plaza. Sin embargo, una vez aprobado dicha reforma los vecinos afectados no conocieron el proyecto hasta pocos meses después de ser aprobado en el Ayuntamiento. Uno de los puntos en los que se trabajó desde la concejalía del Distrito Este fue la de que no desaparecieran las jardineras superficiales para lo cual se iba a involucrar al Área de Parques y Jardines que es el que tiene las competencias en este asunto. Unos meses después se volvieron a retomar las reuniones entre vecinos y Distrito Este para negociar la instalación de unas jardineras superficiales de mobiliario urbano. Tras diversas consideraciones, finalmente el Jefe de Proyectos se comprometió a modificar el proyecto original, estudiando la instalación de nuevas jardineras de obra, que se ubicarían encima de los pilares de los aparcamientos, y no hubiera en el futuro problemas de carga y humedades. La premisa desde la Concejalía del Distrito fue que la modificación no conllevara incremento presupuestario alguno, y el Jefe de Proyectos se comprometió a aceptarla y a trabajar en ese sentido.

Finalmente, el proyecto definitivo fue presentado el pasado verano a los vecinos y aprobado en Asamblea lo que significaba el paso previo para sacar a licitación dicha obra. Además, desde el Distrito también se entregaban planos de un proyecto futuro que tendría que ser financiado parcialmente por la propiedad, a través de un convenio de colaboración, aunque esta segunda opción sería de futuros.

Sin embargo, transcurrido los meses veraniegos los propios vecinos no teniendo noticias del estado del proyecto se volvieron a poner en contacto con la directora del Distrito Este, Almudena Ramos Ribot, quien trasladó la información de que el proyecto está elaborado y firmado, pero que por un ajuste presupuestario, se tuvo que aplazar la ejecución para principios del año 2014. La indignación de los vecinos en las últimas semanas se ha producido a raíz de la falta de comunicación por parte del Distrito Este puesto que no se tienen informaciones de si hay problemas en el desarrollo de la ejecución del mismo.