Ante la falta de oportunidades  laborales muchos de nuestros vecinos han tenido que emigrar, bien a otros lugares de España, o bien al extranjero. Cuando se le pregunta a algún amigo emigrado el por qué siempre te comentan que por la falta de oportunidades que hay en el Distrito.

Sin embargo, creo que en esta parte de Málaga tenemos recursos que podemos aprovechar relacionados con el Turismo. En realidad muchos de nuestros visitantes vienen encantados a almorzar o cenar a nuestros restaurantes o chiringuitos, tanto en los Montes como en la playa, sin  embargo, ninguno puede pernoctar aquí ante la falta de establecimientos hoteleros. Sí, hay algunos hoteles u hostales pero que no están al lado del mar, sino más bien en el interior. Por otro lado, siempre esta zona de Málaga se ha conocido por sus viñas y por la industria de conservas y el vino. ¿Por qué no se incentivan proyectos relacionados con estas industrias? Además, siendo los Montes de Málaga, Pedregalejo y El Palo destino de familias a la hora de comer, ¿por qué no hay una Escuela de Hostelería? ¿Quién no conoce en Málaga el “plato de los montes? ¿Las bodegas Quitapenas? Aquí hay una larga tradición pesquera y culinaria, no hay que olvidar que los historiadores dicen que el Rey Alfonso XII ya vino aquí a comer sardinas. Creo que el momento de crisis actual sería el de ofrecer la oportunidad a nuestros vecinos de que se puedan formar como especialistas en una Escuela de Hostelería del Distrito Este.