Los pupilos de Rafa Muñoz no pudieron pasar del empate a cero ante un rival muy ordenado, en una tarde donde el conjunto paleño siempre llevó la iniciativa en el juego

La mala fortuna no quiso que El Palo sumara los tres puntos ante un rival, el Écija, cuyo objetivo era sumar al menos un punto. De esta forma ante el colista sé volvió a cumplir una máxima del fútbol, no hay rival fácil, por mal clasificado que esté en la tabla.

Si hay que hablar de un protagonista ése fue El Palo durante los 90 minutos. Sin embargo, en el fútbol el gol es el que decide y si el balón no quiere entrar no hay nada que hacer. Después de una primera parte en la que el conjunto paleño fue el claro dominador del balón y de las ocasiones los goles seguían sin llegar. Con Gerrit liderando el conjunto paleño se reanudó la segunda parte con una jugada decisiva en el minuto 56 donde el jugador visitante Toscano fue expulsado por doble amarilla. Tras este nuevo rumbo del partido, Rafa Muñoz decidió cambiar esquema y hacer más ofensivo su equipo. Tuvieron varias ocasiones claras Gerrit con un cabezado rozando el larguero, y con Falu Aranda rematando sin acierto.

Con todo el conjunto paleño volcado en el ataque llegó una clara ocasión del Écija que estuvo a punto de marcar en una acción a balón parado donde el visitante Juanfri estuvo a punto de marcar en remate libre de marca. Quizás la tarde no era propicia para los atacantes paleños y así, Falu Aranda, de nuevo estuvo a punto de marcar cuando ya el tiempo se agotaba, pero el balón no quiso entrar. Con este epílogo se repartieron los puntos en el fortín paleño, uno de los más complicados de la categoría.  Se puede decir que fue un resultado positivo, un punto más para el objetivo paleño de la salvación, ante un rival que vino como colista  y que futbolísticamente no demostró nada para llevarse un punto del Nuevo San Ignacio.

Imagen de jugadores de El PaloInstante del comienzo del partido.  
Fuente: @cdelpalo