Son las cinco de la tarde en el barrio de El Palo y María decide pasear con sus dos hijos, Pablo de 3 años y Miguel de 5 años. Las clases han terminado, por lo que queda un largo día de paseo por las calles del barrio.

María se para ante un grupo de vecinas que están sentadas ante un pequeño parque compuesto por un tobogán y una pequeña elevación. Hay que destacar que el distrito se compone de muy pocos espacios verdes, a veces muy reducidos, que son aprovechados para incluir algún tipo de columpio o tobogán para que sean disfrutados por los más pequeños.  “Normalmente, solemos en verano pasear por el paseo marítimo, pero los niños suelen disfrutar en un parque jugando con más niños”, afirma María ante un pequeño grupo de vecinas. Otra vecina del distrito, Rafi cree que lo ideal sería habilitar un parque en un lugar más céntrico del distrito y crear un lugar lúdico como el Parque del cine del distrito de Teatinos. En este caso hay que destacar el esfuerzo del Ayuntamiento por remodelar en su momento el parque dedicado a Alberto Suárez Pipi, sin embargo, no son muchos los vecinos del distrito que se desplazan a este parque porque su situación lo emplaza al final del mismo. Quizás la solución para albergar un gran parque de referencia en el distrito puede ser complicada, teniendo en cuenta la masificación urbanística de los barrios del distrito y que los escasos espacios libres están en manos de los especuladores del boom del ladrillo. Pero no todo está perdido, en los últimos años los vecinos del Distrito Este abogan por recuperar los antiguos Baños del Carmen como pulmón verde para todos los ciudadanos. Así, desde la Asociación de Vecinos de Pedregalejo lo que reivindican es la recuperación de la concesión para los ciudadanos y que se pueda disfrutar de la única zona verde que queda en el Distrito sin construir.