Sergio Guerra

La señal de prohibición es bastante visible en esta vía.

La señal de prohibición es bastante visible en esta vía.

Son las 9 horas de la mañana y quizás el momento en el que circulan más vehículos por la carretera de Olías en el barrio de La Pelusa. Este gran tránsito de coches se debe a que en a penas 1 kilómetro se encuentran ubicados en esta zona los CEIP Gutiérrez Mata, CEIP Jorge Guillén, CEIP Platero, Guadería San José e Instituto El Palo. Todos son prisas para que los niños acudan rápidamente a sus colegios. Sin embargo, a pesar de que está señalizada en toda la vía, nadie respeta las velocidades. Muchos vehículos circulan a más de 30 kilómetros hora, cuya señal de limitación de velocidad es bastante visible. “En ocasiones los coches y motos en esta zona circulan a velocidades como si fuera una autovía”, señala uno de los vecinos cuya vivienda está al lado de esta carretera. Desde la Asociación de Vecinos de La Pelusa su presidenta Inmaculada de la Torre señala que “llevan luchando por la limitación de la velocidad en esta zona, sobre todo, para que se instalen pasos elevados en la zona, sin embargo, desde la Junta de distrito Este nos comentan que estas competencias son de la Junta de Andalucía”. Quizás es una de las posibles soluciones en una vía donde hace un año los vecinos recogieron firmas ante un grave accidente que ocurrió en esta zona cuando un motorista que se dirigía al barrio de Jarazmín perdió una pierna por un accidente contra un coche que circulaba a gran velocidad por esta vía.

Inicio de la carretera de Olías con exceso de velocidad.

Inicio de la carretera de Olías con exceso de velocidad.

Una de las soluciones parciales que se tomó desde el distrito Este fue la instalación de un semáforo a la altura del CEIP Gutiérrez Mata, el cual ha permitido que los automóviles aminoren su marcha por esta zona, aunque parece que no es suficiente. En los escasos metros que separan el CEIP Gutiérrez Mata de la guardería San José hay otro problema como es la valla que está situada en la entrada de este centro infantil. “Es un problema más el de la valla puesto que tanto padres como abuelos suelen cruzar la carretera y saltar dicha valla para dejar a sus niños en la guardería. Ello supone otro importante peligro puesto que no solo cruzan por un lugar prohibido, sino que también por esta zona los vehículos circula a velocidades excesivas”, comenta la presidenta de la AAVV de La Pelusa. “Hemos expuesto numerosas propuestas al problema del exceso de velocidad en esta zona a la Junta del distrito Este, ellos dicen que toman nota, pero pasan los años y no se dan soluciones a nuestras demandas”, sentencia Inmaculada de la Torre. Desde la AAVV de La Pelusa comentan que el Ayuntamiento de Málaga, a través de tráfico, ha estudiado las demandas de pasos de peatones elevados en esta zona, sin embargo, uno de los argumentos que justifican la ausencia de los mismos es por el importante desnivel que hay en estos escasos kilómetros y que según las fuentes municipales imposibilitan la instalación de estos elementos.