María Antonia Martín *

El folclore popular malagueño tuvo su sentido y significación durante siglos en toda la provincia de Málaga, donde había una fiesta, había música y donde había música, se ejecutaban cantes y bailes típicos de la zona. Solían estar ligados a los cambios estacionales o a la finalización de labores agrícolas  relacionadas con la recolección de la uva, las aceitunas o la siega del trigo.

Pero el hundimiento de la agricultura y la ganadería en muchas zonas de la provincia,  unido a la aparición del bum de la construcción en los años 60 del siglo pasado, hizo que vecinos de muchas localidades provinciales malagueñas se vieran avocados a mejorar la situación económica familiar abandonando sus lugares de nacimiento y sus costumbres. Poco a poco se fue produciendo un desarraigo y una desconexión con el medio de origen, dando lugar a nuevas formas de relación. Los Verdiales, las Maragatas, los Fandangos Verdialeros, Fandangos Cortijeros o las sevillanas rondeñas, durante muchos años cantados y bailados en plazas y cortijadas, dieron paso a las discotecas, guateques o pubs, como espacios lúdicos donde los jóvenes se divertían y  relacionaban de manera distinta a como lo hicieron sus padres y abuelos.

La inconexión con el ámbito rural trajo como resultado la paulatina desaparición de nuestro folclore más tradicional y más auténtico, con la excepción de los Verdiales, que tras  cuarenta años de esfuerzos colectivos han conseguido su pervivencia en el tiempo, e incluso el reconocimiento como Bien de Interés Cultural por parte de la Junta de Andalucía. Pero el resto de nuestro rico y variado folclore popular malagueño pervive a duras penas o simplemente desaparece por una falta de apoyo institucional.

Festival del folclore malagueño 

Son muchos los colectivos que de una u otra manera están intentando la permanencia de esta parte tan importante de nuestro patrimonio cultural. Desde la Asociación Cultural Entremares tenemos como objetivo prioritario: la recuperación, difusión, mantenimiento y dignificación de nuestro folclore tradicional malagueño. Para ello este año vamos a organizar  la II Edición del espectáculo “Así suena Málaga 2014”, el día 11 de diciembre, a las 20 horas, en el Teatro Echegaray, en colaboración con el Área de Cultura del Ayuntamiento de Málaga, Teatro Cervantes, Teatro Echegaray y Federación Malagueña de Peñas.

Hemos intentado conformar un Programa en el que se pueda visibilizar una  interesante muestra de nuestra diversidad folclórica, trascendiendo su influjo y presencia hasta la provincia de Granada y Almería. Así, estarán presentes: la Rueda de Casabermeja. También podremos escuchar los Cantes de ara y trilla, relacionados con las labores del campo, tales como el ara, la trilla o la siega. Los agricultores durante estas duras faenas solían acompañarse en el pasado de cantes. La Cimada pertenece al término municipal de Ronda y en este lugar se cantan y bailan unas sevillanas  divididas en siete partes y acompañadas de palmas, el baile es saltado al estilo de la seguidilla. Estas sevillanas propias de esta localidad rondeña prácticamente han desaparecido.

El Grupo del Barranco de Almerín, de Adra (Almería), mostrará sobre el escenario su forma de comprender diversas manifestaciones folclóricas que también se dan en nuestra provincia. Interpretarán el Fandango cortijero, pero con matices distintos, unas coplas de la Rueda y un villancico.  Otras variantes del Fandango, propios de la provincia de Málaga, lo podremos apreciar con los Fandangos cortijeros de los cortijos de Nerja  y Almuñecar, los  Fandangos de Villanueva de Algaidas, interpretados por el Grupo del lugar Nuevas Raícesy los Verdiales de Comares que son los más conocidos por el público en general. Para esta ocasión se ha conseguido reunir a veteranos que han interpretado e interpretan esta fiesta en pandas diferentes, alguno ya ni siquiera en activo.

Finalizará el espectáculo con la Pastoral “Raíces de Colmenarejo”de Málaga capital, que cantarán entre otros villancicos, una canción acumulativa que popularmente  se la conoce como La Cotonada, en la que del uno al doce se va relacionando cada número con un símbolo religioso.

Para quienes no puedan acceder al interior del Teatro Echegaray por falta de entradas, los Pasacalles serán otra posibilidad de poder apreciar este espectáculo en algunas calles y plazas del Centro Histórico de Málaga, previo al comienzo del evento cultural en el interior de dicho Teatro.

Esperamos que, a través de este tipo de espectáculo podamos ir tomando conciencia de la amplia riqueza y variedad de nuestro folclore popular malagueño y seamos capaces de trasladarlo a las futuras generaciones en el mejor estado posible, como una parte muy importante de nuestra cultura y de nuestras señas de identidad.

María Antonia Martín es presidenta de la Asociación Cultural Entremares *

Programación de "Así Suena Málaga 2014".

Programación de “Así Suena Málaga 2014″.